Me besaba el culo y me metia los dedos en el coño a la vez que me sobaba el clítoris lo que hizo que me corriera.
Dos horas después, terminadas las clases, estaba frente a la casa de mi amante.
A tomar por viento usted!
No era precisamente como pensé que las cosas iban a desarrollarse cuando me dijo que íbamos a pasar la tarde y noche juntos.También es preciso tener en cuenta el aspecto sicológico a la hora de estipular una edad legal del consentimiento sexual, pero es complicado pues hay adolescentes de 13 años con una picardía propia de adultos y otros con 17 que mantienen la ingenuidad.Me puso también una gargantilla de cuero con aros de plata. Claro, muchos matrimonios y señoras mayores tienen perro y a veces se encaprichan shshshsh-chupp-ssshuuuppsss!Te traerán una sorpresa.Nunca se llegó tan rápido, imagino que le excitaba verme putitas poen brasil sometida por un perro.Volví a mirar el video, me acomodé en mi asiento y terminé de ver los cinco minutos en donde una rubia era vilmente sometida por un gran danés.Pocos minutos después, con mi cuerpo exhausto, reposando la cabeza sobre el bulto del señor López, el perro dejó de comerme las carnecitas y se fue de la sala mientras yo estaba tratando de respirar bien pues la lefa de mi amante me tapó las.No me gustan las mujeres pero me pareció interesante verlo.Dios mío, era idéntico al perro de uno mujeres buscando aventuras en veracruz de los videos.Me metí en un cubículo, bajé mi vaquero y me senté sobre la tapa del váter.Nada de eso, si vas a estar aquí, estarás en pelotas.Estas muy guapa, me dijo, pero puedes estarlo más.Le tomé de las manos y le miré con carita de puchero. Al principio me no me agradaba mamar su polla y lo hacía con asco.Viejo gordo, tengo cuchillo en mano y no dudaré en usarlo.Mi papá y mi hermano hatsan escort cal 20 miraban desde la puerta gritándome lo muy puta que era por dejarme montar.Se me erizó toda la piel, sentí algo riquísimo en mi vientre, como un pequeño orgasmo expandiéndose por el cuerpo.Cuándo ganabas como ramera?Puse mi colita en pompa y sentí esa carnecita tibia golpeando mi cola y a veces mis muslos, balanceándose y humedeciéndome.Me acomodé para ver mientras él seguía masturbándome.
Fue cuando sentí lo que parecía ser la punta de su nabo golpeando mi cola cuando se me erizó toda la piel.
Su carne me daba como pequeños azotes, yo me inclinaba más para sentirlo mientras mi boca seguía engullendo el pollón del señor López.





Era el video en donde su dóberman me sometía.
En resumen, reitero que estoy en contra del uso y abuso de menores y, como las nuevas tecnologías traspasan las fronteras y las variadas leyes de cada país, sigo el criterio naturista  de la menarquía - el de la madre naturaleza- para evitar introducir protagonistas.
Con una mano acariciándome mi húmedo coño, le respondí lentamente con la otra: No soy su empleada, pero lo haré solo porque no soportaría que esos perros pasen hambre.

[L_RANDNUM-10-999]