mi hermana valeria es un putita relatos

La levanté y la llevé a una de sus hermosas tetas que estaban al aire, pero ella me la tomó y la puso de vuelta sobre la cintura de mi hermana.
No seas tonto, a ti qué te importa?, y cosas así me respondía, con arrogancia y chulería, mi hermana también había cambiado de carácter, ahora era más respondona y con la lengua largamuy larga como pude comprobar luego, jajajavamos, que me atreví a tocarle por.
Mi hermana me vio desde la pileta y me enderecé.
Ella le seguía chupando la concha a su amiga.Mi hermana nos miraba mientras se secaba con una toalla.This image does not follow our content guidelines.No tardó mucho en tocar el timbre, pero no fueron a la pileta.Hablaba con su amiga Laura, una perrita morocha que le haría endurecer la verga a una estatua de Sarmiento.Ahí nomás me empecé a tocar la verga escuchando la voz de Laurita.Mis ojos escaneaban esa cola sólida como la roca.Laurita me miraba el bulto, que conservaba su tamaño de lanza.Casi le beso directamente el cuello.Laurita que me seguía mirando la verga y para cebarme se acomodó la malla en el culo, metiéndosela bien en la raya.Mientras comía se me acercó mi hermana.Ella se quedó pasmada, la verdad es que tengo una buena polla, todo hay que decirlo, y como estaba totalmente tiesa y tan cerca de su carita, parecía que era más grande todavía.Qué pedazo de culo por dios!Serían las tres de la tarde.Pero me duró poco la paz.
Promoted stories, you'll also like.
Espera le dije y la cogí del brazo y la senté a mi lado pidiéndole que no se fuera, perdona, pero estoy muy excitado, yo también quiero que tú disfrutes y entonces empecé a besarle el cuello, casa de putas almeria a pasarle la lengua por su cara.




[L_RANDNUM-10-999]