eugenio raul zaffaroni prostibulo

Era verosimil, pero no era verdad.
Conforme a esa ley, que es el 82 y el 100 para los las prostitutas cristianas ex ministros de la Corte, lo que se cobra es en relación a los sueldos que se fija la Corte.El negocio funciona, según pudo comprobar m, en Vicente López 2217, frente al cementerio de Recoleta.No soy Rodolfo Walsh, pero sé lo suficiente para reconocer un carpetazo.Montivero sería una especie de mano derecha del juez de la Corte: se encarga de todo lo que Zaffaroni no hace.Estatura media con tacos, pelo lacio castaño larguísimo, cachetes putas en lo espejo de maestra jardinera y unos ojos tristes así de grandes.Ni siquiera se corrió la bola en Twitter, donde apenas la compartieron una decena de veces.Yabrán vive en Tailandia.Me acordé del papel que tenía en la billetera y se me ocurrió llamar.Apareció en escena Ricardo Montivero, apoderado de Zaffaroni, que administraba sus propiedades.Eugenio Raúl Zaffaroni es juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.Mi única relación con algunos de los inmuebles es la de haber firmado las escrituras o haber dispuesto que mi abogado inscriba la declaración de herederos, le dijo a Clarín.Y todos los llamados telefónicos no habían llegado a ningún lado."Puede entrar cualquier persona, el otro día vi cómo ayudaban a entrar a un lisiado en silla de ruedas comentó a m otro vecino que también pidió anonimato.No soy abogado, no sé si hubo delito o no, pero que un departamento (o seis) de un juez de la Corte Suprema funcione como un prostíbulo es nota acá, en The Sun y en The New York Times.
Y yo no estaba en condiciones de ir a fijarme.


[L_RANDNUM-10-999]