Castañeda, que no quiso ser entrevistado, dijo a la policía que vio a Aquino Simón abrir la puerta del edificio y apuntar con su cuchillo a Martínez y a Rodríguez, escort travestis capital parados en el rellano.
Ese es el tipo de putitos gritones cxe de dolor amigo que era, dijo un expandillero.
Organizaba barbacoas en un pequeño patio de cemento frente a su edificio, asaba pollo que le compraba al por mayor a un amigo y ofrecía cervezas frías.
Aunque Aquino Simón tenía buenas notas en la secundaria, dejó de estudiar cuando su novia quedó embarazada, cuenta su hermana Miriam Aquino.Los últimos meses estuvo trabajando en demoliciones en Yonkers.Comenzó a pintar grafitis con las letras CLS, de los Cholos, en edificios y postes de 151st Street, según gente que lo conoció bien.Este lugar es peligrosos, es el infierno ahí fuera, dijo Miguel Martínez al rechazar un pedido de entrevista.Las peleas son habituales en el cruce entre 151st Street y Courtlandt Avenue dicen la policía y los vecinos.Un segundo testigo vio a Rodríguez y a Lázaro Martínez tratando de abrir la puerta del edificio.Martínez yace en la acera, gimiendo.Rodríguez había decidido testificar y que el barrio lo supiese.Su calma contrastaba con un hecho fatal: el cuchillo le había perforado el hígado.Allí, dijo, se encontraron con unos seis integrantes de los Cholos, entre ellos Aquino Simón.Dónde está él?, preguntó uno de los agentes.Anthony Velazquez, de 25 años, miembro conocido de los Vatos Locos, fue atacado por al menos ocho hombres en la feria del mercado del Bronx según una denuncia criminal.Un jurado terminaría acusándolo por homicidio e intento de homicidio.Nos conocemos muy bien.Rodríguez dijo que estaba dispuesto a testificar en la corte y no parecía preocupado por la posibilidad de enfrentarse a los Cholos 152, una pandilla mexicano-estadounidense cuyos miembros conocía bien y que consideraban que la intersección de 151 East Street con Courtlandt Avenue eran parte.En una entrevista en la prisión de la isla de Rikkers, Castelan defendió su inocencia, del mismo modo que cree que Rodríguez, su amigo, habría hecho.Los videos de las cámaras de seguridad de una organización en una esquina no ayudaron mucho.Dijo que Aquino Simón abrió la puerta exterior para tratar de hablar con Rodríguez, pero él, corpulento, lo empujó hacia dentro.
Su familia dice que llamaba a casa dos veces por semana para preguntar por el niño, Alan, y para pedir fotos.
Entonces cayó de rodillas al suelo.


[L_RANDNUM-10-999]